ULURU- KATA TJUTA, LA TIERRA SAGRADA DE LOS ABORÍGENES AUSTRALIA por Jaime Azcarate


ULURU- KATA TJUTA, LA TIERRA SAGRADA DE LOS ABORÍGENES

Para la mayoría de los turistas, la visita a Uluru es seguramente no solo una de las más imprescindibles de cuantas se puedan hacer en Australia sino también la más espiritual.

Esta roca, patrimonio de la humanidad, hoy en día un lugar de peregrinaje mundial, se encuentra en la carretera de Yulara, a aproximadamente 4 horas y media de la principal ciudad del Outback, Alice Springs.

Además de la grandiosidad de Uluru, Kata-Tjuta y Kings Canyon son preciosos también y la región tiene un gran valor cultural. Los Anangu son los propietarios oficiales del parque nacional y lo alquilan al estado para que lo administre de forma coordinada.

 

 

 

Cuando volé a Alice Springs y sopesé la oportunidad de alquilar un todoterreno y pasar la noche en el camping más próximo en Ayers Rock, me encontré con muchos impedimentos de índole económico y logístico (las distancias son largas y alquilar un coche y pasar la noche resulta bastante caro), por lo que reservé el clásico tour que organiza excursiones durante 3 días a Uluru, Kata Tjuta y Kings Canyon, todos muy cerca entre sí. Por lo tanto, aunque la mayoría del medio millón de visitantes que visitan este parque al año solo lo hacen en 1 día, se recomienda pasar los 3 días que te da derecho la entrada al parque (25 AU$).

ULURU (AYERS ROCK)

Uluru es una forma que asombra por sí mismo, conozco gente que ha rechazado llegar hasta Uluru porque “es simplemente una roca“, Uluru no solo es una roca, sino que es una forma única diseñada con fantasía e imaginación. Con casi 400 metros de altura y 3,8 kmts de largo, el perímetro es de 9,5 kmts si se quiere dar la vuelta a la roca.
Si se acerca uno, podrá contemplar cómo Uluru representa un contorno lleno de curvas que esconden lugares sagrados de la tribu Anangu. Hay muestra de arte rupestre que se remonta a más de mil años.
Se puede recorrer el Uluru tanto con guía como por su cuenta admirando las diferentes formas geológicas, la flora y fauna (en los recovecos con suerte se ven serpientes), y la cultura loca.

 

 

La polémica, en este caso, gira en torno a la ascensión a la roca. Para los propietarios tradicionales, los Anangu, Uluru es un lugar sagrado ya que el camino que asciende por la ladera de la roca forma parte de la ruta que tomaron los antiguos aborígenes a su llegada a Uluru y tiene un gran significado espiritual. Los Anangu son los responsables de la seguridad de los visitantes. “We don´t climb” es el letrero que se puede ver alrededor de Uluru. No hay que subestimar la ascensión ya que desde que se permitió ascender ha habido 32 accidentes mortales, por tanto no se puede tomar a la ligera porque además es una ascensión muy escarpada. Pero si los aborígenes no quieren que la gente escale ¿Por qué lo permiten? – Las agencias de turismo creen que la clave está en el turismo, porque si se impidiera ascender, mucha gente consideraría que no merece la pena llegar hasta el centro de Australia y ver Uluru. También hay que tener en cuenta que la ascensión a veces se cancela debido al tiempo y a las exigencias de los Anangu (yo tuve la suerte de ascender pero los 2 días siguientes permaneció cerrado debido al viento).

Una vez arriba, las vistas son espléndidas, llama la atención que una zona tan seca conserve vegetación y hasta pequeños riachuelos que se forman en la época de lluvias, no es totalmente plano como se puede creer a distancia. Hay incluso senderos y se puede realizar bushwalking. El exigente sendero hacia la cima tiene 1,6 kmts de altura.

 

El momento cumbre, como nos hemos hinchado a ver tanto en televisión como en revistas de viajes, tiene lugar al anochecer, en el punto señalizado de la carretera de Yulara. La roca pasa del naranja al rojo más intenso y acabará en una especie de marrón. El mejor sitio para contemplar el amanecer es en las pasarelas de Tainguru Nyakunytjaku, no tiene ni comparación con el atardecer y a cualquier época del año, suele hacer bastante frío.

Como curiosidad, se cree que dos tercios de la roca se encuentran enterrados en la arena.

 

 

KATA-TJUTA (LAS OLGAS)

A 50 kmts de Uluru emerge un impresionante grupo de rocas redondeadas de color naranja chillón. Hay 35 rocas que forman valles y gargantas. El sendero más interesante es el Valley of the Winds (Valle de los vientos), seguramente la ruta más gratificante del parque, las vistas de las gargantas son espectaculares. Hay varios miradores y conviene no subirse a las rocas puesto que supone una afrenta al pueblo aborigen. Hay algunos tramos que son duros.

Kata-Tjuta tiene grava y las rocas están unidas con arena y barro mientras que Uluru está formado por arcosa (arenisca mezclada con feldespato).

 

 

 

 

KINGS CANYON

Es la tercera parada de este tour, la garganta más espectacular del Outback se encuentra en el Watarrka National Park, a unas 4 horas del Uluru. El sendero más completo es el Kings Canyon Rim Walk, de unos 6 kmts. Tiene una leve ascensión y la ruta bordea el flanco del cañón para descender después por unas escaleras hasta el Garden of Eden, bello estanque con helechos donde uno puede bañarse debajo de la catarata principal. Hay unos miradores desde donde se admiran sus precipicios de más de 300 metros de altura. La zona está acomodada por un camping acogedor a unos pocos kilómetros del parque.

Hoy en día los aborígenes poseen casi la mitad del Outback entre ellos, el parque nacional Uluru – Kata Tjuta. Se intenta mejorar las relaciones entre los aborígenes y los australianos pero las heridas aún están abiertas. No hay que olvidar que hasta 1960 los aborígenes estaban excluídos de la constitución australiana y carecían hasta de los derechos más básicos (derecho a votar, trabajar o a una vivienda).

 

 

 

Para los turistas ocasionales resulta difícil establecer contacto profundo con los aborígenes, suelen mantenerse al margen aunque sí es cierto que poco a poco las comunidades se muestran más dispuestas a compartir su cultura y aparecen más opciones de tours a territorios aborígenes.

Uluru, un megalito de color rojo aislado a cientos de kmts de cualquier lugar, donde la naturaleza adquiere más que nunca el adjetivo de “salvaje” No importa cuántas veces se haya visto en postales, y aún estando asilado en el desierto, merece la pena recorrer tanto para llegar a uno de los lugares más carismáticos de Australia por su belleza natural y su importancia cultural.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s