Relatos desde India 9: Los últimos hippies de Goa


Relatos desde India 9: Los últimos hippies de Goa‏

De:

chema serrano montero 

Enviado:

sábado, 14 de noviembre de 2009 17:23:57

 

 


      La puesta de sol fue grandiosa, casi diría que psicodélica. Había dos soles, uno en el cielo, otro en la tierra, pues el disco anaranjado perfecto del sol se reflejaba nítidamente en la arena humedecida por las olas. Cuando finalmente el sol se sumergió en el mar comenzó el espectáculo de las nubes. Grandes cúmulo nimbos, más altos que cualquier montaña del planeta, se tenían de un intenso rojo que se apoderaba de cada una de sus complejas y sinuosas estructuras con forma de coliflor. Las cumbres de estos cúmulos se desvanecían en finos hilos, arrastradas por los vientos de las alturas. Estas grandes formaciones nubosas no podían presagiar otra cosa sino fuertes tormentas, pero el espectáculo de color bien valía la pena. Que pena que mi cámara se había quedado sin batería y no podía siquiera intentar conservar este espectáculo sino en mi mente.
      El contrapunto de color lo ponían los finos cirros estratos, tenidos de colores. Unos azul oscuros casi negros, otros anaranjados. Cielo y mar se fundían en uno solo, creando el curioso efecto de que las nubes llegaban a parecer lejanas islas vistas desde el aire.

 
       Puedo imaginarme a los hippies que llegaron a estas costas, disfrutando extasiados del mismo espectáculo que hoy estoy viviendo yo. Cargados de sueños de rebelión, de utopías forjadas por LSD y marihuana. Bañándose desnudos en las noches estrelladas y tocando las guitarras a la luz de las hogueras. Dándole gracias a la vida y amándose los unos a los otros. Paz y amor.

 
       Tras la perdida de San Francisco y de Marrakech como capitales del movimiento hippie, legiones de ellos llegaron a estas costas y la convirtieron en su hogar. Los Beatles habían abierto la brecha cuando vinieron a la India en busca del misticismo y la inspiración que no encontraban en Europa.

        Luego, mientras el mayo del 68 se disolvía como un azucarcillo en el café y mientras los americanos machaban Vietnam a bombazo limpio, o mejor dicho, a bombazo sucio, los últimos hippies encontraron aquí su nueva Meca.

        Todavía quedan muchos de ellos aquí en Arambol, donde me encuentro ahora. Rondan ya los 60 anos, pero sus largos pelos y su indumentaria los delatan. Son los veteranos que envejecen dignamente y conservan aquí su pequeña burbuja de esos tiempos que ya han desaparecido en el resto de Goa.

 
         A diferencia de Anjuna o Bogmalo, los pueblos de Goa en los que estuvimos al principio del viaje, la música dominante no es el house, ni el chill-out, ni siquiera Bob Marley, tan de moda entre los descafeinados neohippies. Aquí suenan las viejas glorias, los clásicos de los 60 y los 70, como Janis Joplin, Grateful Dead, Jimi Hendrix o Deep Purple. Es como si el festival de Woodstock se hubiera quedado atrapado en estos cafés y restaurantes, resonando eternamente.

         Las viejas motocicletas Royal Endfield todavía se hacen hueco entre los modernos scooter. Piezas de museo que envejecen tan dignamente como sus dueños, cuidadas con esmero para que llegaran a nuestros días y pudiéramos escuchar su rebelde y bronco bramido.

 
         Pero esto acabara desapareciendo. Hoy Goa es un destino para muchos rusos y europeos que buscan playas baratas para huir del frió invierno de sus países. Esto ira a mas, las agencias turísticas venden estos paquetes, que de momento no van a mas porque apenas hay resorts de lujo. El alojamiento suele ser en cabañas de bambú o en modestas habitaciones. Eso lo salva por el momento del turismo masivo que prefiere otros destinos más cómodos como Tailandia o Maldivas.

          Aquí son muchos los neohippies que llegan, con sus rastas, sus piercings, sus tatuajes y sus artilugios para hacer malabarismo, buscando esos sueños utópicos ya desaparecidos. A cambio encuentran cerveza y porros baratos, raves en las playas donde el alcohol esta casi regalado y la química de diseño se pone al servicio de paraísos artificiales.

          Los nuevos predicadores de la espiritualidad y del misticismo lavan sus pecados y sus culpas por vivir en un mundo consumista y estresante, haciendo yoga o taichi en solitarias puestas de sol y amaneceres, buscando desesperadamente encontrar la tan ansiada e irreal iluminación.

 
           Mientras, los hindúes se han adaptado para dar servicio a esta legión de extrañas gentes que vienen aquí buscando el paraíso. Y para ello han dejado de ser agricultores o pescadores y se han convertido en taxistas, hoteleros, restauradores, dueños de cibercafes, masajistas, vendedores o han tenido que montar un restaurante italiano o una panadería alemana aunque nunca hayan estado en Italia ni Alemania. Pero así es el espíritu de la India, dime que te hace falta que yo te lo consigo. Que el mundo tiemble dentro de pocos anos, cuando esto se desarrolle un poco más.

            La India cambia rápidamente. Yo estuve hace apenas 6 anos y la veo mucho mas avanzada. Hay mas coches nuevos, ya no se ven cicloricksaws, ahora todos están motorizados y conducen mucho mejor. Con el miedo que pase en la carretera en el anterior viaje… Por cierto, la lasaña que me he cenado esta noche no tenia que envidiarle nada a la del mejor restaurante italiano, sabrosa, abundante y por tan solo…. 2 euros de nada. La cerveza de 650 ml. y 8 grados cuesta…. 1,10 euros. No tienen rival en ningún otro destino de playa.   Los ves como se pasan el día hablando por el móvil, debe ser muchísimo mas barato que en España, y he visto menos pobreza, aunque supongo que dependerá de la zona que visites y por supuesto en las grandes ciudades hay bolsas de miseria, pero ni aquí ni en Kerala he visto ni miseria ni apenas suciedad.

 
          ¿Como seria esto hace 40 años, cuando llegaron esos hippies pioneros? Tuvieron que flipar en colores, nunca mejor dicho, tanto los lugareños como los recién llegados. Eso si, hay una cosa que no ha cambiado: el 99% de los hombres siguen llevando bigote, ¿por que será?

 
          Por cierto, el ciclón se desvió y paso por aquí la noche antes de mi llegada. No fue muy fuerte, arranco algunos tejados y tumbo unos cuantos árboles. No hubo victimas en el pueblo aunque leí que había 16 pescadores desaparecidos. En el bungalow de bambú donde me aloje el día que llegue aun quedaba un pequeño charco de lluvia de la noche anterior.

           De momento ha hecho sol a ratos, pero la tormenta que anunciaban los cúmulo nimbos acaba de llegar. Menos mal que deje el bungalow de bambú y me vine a una habitación, menos romántica pero mucho mas practica.
 

 

Anuncios

Un pensamiento en “Relatos desde India 9: Los últimos hippies de Goa

  1. Hola! ,Me alegro de conoceros,quiero irme a vivir a Goa o alrededores.Me gustaria ,saber de bsitios donde vivir por 2 euros al dia,billetes baratos….informacion.Ya estuve en India ,Udaipur me encanto…..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s