relatos desde India 3: Las carreteras de India


relatos desde India 3: Las carreteras de India‏

De:

chema serrano montero

Enviado:

martes, 27 de octubre de 2009 17:16:10

Para:

 

 
 
     Las caras de los hombres aun parecían mucho más oscuras de lo que realmente eran contra el blanco inmaculado de la montaña de algodón sobre la que trabajaban. Nunca había visto tanto algodón junto, eran varias montanas de unos cuantos metros de altura.

     Estamos en la carretera que lleva a las cuevas de Ajanta. La experiencia del día anterior con el 4×4 compartido fue divertida pero incomoda. Hoy hemos preferido alquilar un coche pues la distancia a recorrer es bastante mas grande y realmente el viaje ha sido muy cómodo y hemos podido disfrutar de todo el mundillo que se puede observar desde la carretera.

     Me llaman mucho la atención los grupos de mujeres con sus saris desgastados y sus negros hombros y riñones, acarreando mercancía por los laterales de la carretera. Unas llevan unas grandes palanganas que portan sobre un pañuelo enrollado en sus cabezas. Ahí llevan todo tipo de mercancías, otras llevan unos característicos recipientes metálicos de color plateado utilizados para portar el agua, pues aquí hay muchísima gente que no tiene agua corriente.  Hay pueblitos muy básicos de adobe y techo de canas salpicando el monte circundante. Los cultivos predominantes son el algodón y el sorgo.

     Hay muchos carros de madera tirados por una pareja de bueyes cheposos parecidos a los cebues. Sus dueños les pintan los cuernos de colores, azules, verdes y otros a franjas con los colores verde, blanco y naranja de la bandera de India. Son muy pintorescos. Puedes verlos cargados de canas de sorgo o con familias enteras compuestas por muchos miembros. Son la gente con menos recursos. Otros mas afortunados pueden permitirse comprar una motocicleta y ver a las familias enteras sobre ellas. Por esta zona hay muchos musulmanes y ves al hombre conduciendo, vestido de blanco de arriba a abajo, incluido el gorro, detrás de el suelen ir los niños y para terminar van las mujeres elegantemente sentadas y con sus radiantes saris de intensos colores.  Muchos otros, mas afortunados, se pueden permitir un coche, normalmente de las marcas nacionales como Tata, o extranjeros como Suzuki.  Los mas afortunados pueden incluso permitirse lujosos todo terrenos que siempre llevan relucientes, a pesar de la suciedad reinante.

    Por el camino también veo alguna de esas terribles fábricas de ladrillos artesanales, hechos de adobe con moldes de madera, donde los niños y algunas mujeres trabajan largas y duras jornadas en régimen de semiesclavitud.
 
    Todo es posible en estas carreteras, el trafico es caótico, con multitud de motos y una incesante cacofonía de bocinas, los camiones y autobuses llevan escrita la leyenda "please horn" o lo que es lo mismo "toque el claxon por favor"  para avisar de que estas ahí o de que les vas a adelantar, pues no usan los espejos retrovisores. Donde ves dos carriles pueden pasar simultáneamente 4 vehículos si caben, los ricksaws se mueven entre los monstruosos y desvencijados autobuses a toda velocidad.

     Y como todo es posible encontramos situaciones impensables en nuestro país. De repente un carril esta cortado al trafico, no son obras, no es un control policial, es un hombre que va rodando sobre si mismo sobre el asfalto, quien sabe si esta cumpliendo una promesa, una penitencia, peregrinación o simplemente perdió una apuesta. El caso es que metro a metro va avanzando sobre el recalentado asfalto y su única protección es un grupo de siete u ocho hombres que le acompaña protegiéndolo con sus cuerpos de los vehículos. Nunca había visto a nadie jugarse la vida de esa manera en la carretera.

 
     Atravesar los pueblos y pequeñas ciudades de la carretera es internarte en un mundo caótico de movimientos, ruidos y colores. Los puestos móviles y estáticos se apiñan a los lados de la carretera. La gente hace senas a los vehículos de transporte para que paren y los recojan. Otros simplemente miran sentados desde un rincón como la vida bulle a su alrededor. Son lugares un poco estresantes.

 
     Vamos internándonos entre colinas cubiertas por bosques de hoja caduca que ya amarillean y por fin llegamos a Ajanta. Hay que dejar el coche en un parking y seguir los últimos 4 Km. en unos autobuses especiales que han puesto para proteger las cuevas de la contaminación. O para sacarte alguna rupia más.

 
     Ajanta es un sitio espectacular. El río ha formado un bonito canon con forma de herradura. Y los bosques cubren sus paredes. Los monos languores blancos saltan entre sus ramas y te observan desde muy corta distancia. Todo va bien si no te metes con ellos, pero si te pasas un poquito te enseñan sus afilados dientes que destacan muchísimo en su cara negra.

 
    En las paredes del canon, siguiendo la forma de U hay escavadas 30 cuevas con pinturas murales y esculturas budistas. Las crearon entre el siglo II a.c. y se utilizaron hasta el ano 480 d.c. Luego cayeron en el olvido durante 1.500 años hasta que una partida de caza de los ingleses las descubrió por casualidad cuando buscaban el rastro de un tigre.

 
    Aunque escultóricamente no son tan espectaculares ni refinadas como las de Ellora y su insuperable templo de Kailasa, son muy curiosas e interesantes. Muchas conservan restos de frescos en sus paredes y techos, casi todos con motivos budistas aunque otros hacen referencia a escenas de la vida cotidiana. Todos tienen un santosanctorum al fondo de las cuevas, unos con enormes figuras de Buda y otros más antiguos con la primitiva imagen de Buda, antes de que se le diera forma humana, que bien podía ser representado como una esfera o bien como una rueda de la vida. Algunas son salas de oraciones con conjuntos de columnas talladas y otras son monasterios. La fachada de otras esta cubierta de asombrosas esculturas de dioses, ninfas o especie de ángeles.  Me ha gustado mucho la visita.

 
     Luego volvemos a la anodina Aurangabad. Una ciudad sin ningún encanto, la verdad. A pesar de sus 830.000 habitantes (más grande que Valencia) hay poco que hacer aquí y su caos, polución y ruido te arremete sin cesar. No hay motivo para seguir en esta fea ciudad.  Buscamos transporte para salir de aquí y marchar a Goa, nuestro próximo destino. Saldremos mañana por la tarde.


     Por la mañana pensábamos en ir a ver la replica del Taj Majal que hay a las afueras de esta ciudad. Se llama Bibi Ka Maqbara y no es tan impresionante, ni tan refinado, ni tan grande como el autentico, el de Agra, de hecho le llaman el Taj Majal de los pobres,  pero era una buena forma de pasar la mañana. Fue construido por el nieto de Shah Jahan, el último gran emperador mogol y constructor del Taj Majal, todo queda en familia.
 
     Finalmente pasamos de ir a verlo y nos quedamos a dormir más rato, necesitamos descansar un poco. Las chicas no están muy bien, les duele la garganta y tienen tos fuerte. Los aires acondicionados y los cambios de temperatura les han  hecho mella. Yo tengo las tripas un poco raras pero voy bien, de momento no hay problema. Pero hay que comprar alguna medicina para la tos y comida para el largo viaje de autobús que nos espera. Serán 15 horas de carretera para llegar a Panaji, la capital de Goa.

 
     Desde aquí os escribo ahora, el viaje de bus fue bastante cómodo y yo pase la noche durmiendo. Antes nos tragamos 3 pelis de Bollywood en el video del autobús. Dos eran del tipo de Pajares y Esteso pero con mucho baile, coreografía y chicas y chicos muy monos y la tercera resulto ser un thriller policiaco un tanto extraño.
 
    Bueno, me enrollo mucho ja,ja,ja… Deciros que después de Aurangabad esta ciudad es una gozada. Es pequeña y parece que estés en Lisboa. Es algo muy raro, no parece que estas en India, pues son casas coloniales portuguesas de vivos y llamativos colores. Esto es la costa Malabar, aquí estuvieron los portugueses muchos anos cuando tenían aquí su ruta de las especias. Y los nombres de calles y plazas son portugueses.
 
    Están cerrando el cibercafé. Tengo que cortar. Saludos y hasta pronto

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s