La salud larga


LA SALUD TAMBIÉN VIAJA,

Por el Doctor  Luis Gimeno Feliu

 

Conforme el poder adquisitivo de los españoles se ha incrementando, también, se han incrementado los viajes de los nacionales por tierras extranjeras.   

Además, entre los viajeros más jóvenes, sobre todo, es cada vez más habitual viajar por su cuenta, sin agencias de viajes, sin intermediarios.  Este modo de viajar conlleva unos riesgos añadidos, en lo referente a la salud.  Es por ello que, desde la Asociación C. Trotamundos Aragoneses, hemos creído conveniente impartir una charla, abierta al público en general, sobre los riesgos que conllevan estos viajes  y las indicaciones que hay que seguir para conservar nuestro bien más preciado, nosotros mismos y nuestra salud.   La charla, a cargo del Dr. Gimeno Feliu, tendrá lugar el próximo 5 de junio, a las 20 h. en la Junta Municipal D. Centro, sita en Hernán Cortes, 33, 1ª pl.

 

Luis Gimeno Feliu, médico de atención primaria, nos asesorará sobre lo que hay que hacer  antes, durante y después del viaje.  Y es que para que nuestra salud persista hay que pensar en ella, es decir, en nosotros mismos.

 

Antes

Es importante informarse con una antelación mínima de un mes de las condiciones sanitarias  del país o países y de las zonas, en concreto, que se van a visitar, si son zonas urbanas o de tipo rural.  En los centros de vacunación internacional nos informan de qué vacunas son las recomendables y/o las indispensables, o el tratamiento de carácter preventivo (quimioprofilaxis) a seguir. 

Antes del viaje también hay que preparar el botiquín: medicamentos que se consuman habitualmente, en nuestro destino igual se denominan de otra manera o no son tan accesibles como aquí. Tiritas, algún antiséptico (yodo, mercromina…); algún movilizador intestinal y su contrario, un astringente; el paracetamol es muy socorrido, 

Fuera del botiquín pero sin que se nos olvide: repelente de mosquitos (DEET), protector solar y protector labial.  Y según cuales sean los hábitos sexuales de cada uno, preservativos y la intención de usarlos.

Durante

Durante el viaje esencialmente hay que tener cuidado con lo que se come y lo que se bebe: siempre beber agua embotellada y cuidado con el hielo, al fin y al cabo es agua.   Las frutas, mejor peladas que lavadas.  Un  botecito con unas gotas de cloro, o de yodo o las tabletas de cloro, pueden sacarnos de un apuro.  El pescado crudo, no gracias, mucho mejor  bien cocinado. … Y aun con todas estas consideraciones será fácil que no escapemos de una gastroenteritis del viajero, poco graves, en la mayoría de los casos. 

Otras atenciones que debemos considerar: lavarse las manos antes de comer, como siempre.  Atención al calzado, si se hacen excursiones, una bota que guarde el tobillo nos puede aliviar una torcedura inoportuna o incluso nos puede salvar de la picadura de una serpiente, en zonas selváticas, por supuesto. No me veo yo caminando por Nueva York y evitando picaduras de serpiente.

 

Después del viaje, si se tiene fiebre una semana después de llegar de vuelta de nuestras vacaciones, además de no automedicarnos, deberemos acercarnos a nuestro medico de familia y ponerle en antecedentes sobre el viaje que hemos realizado para que valore  a que agentes hemos podido estar expuestos y nos dé las indicaciones y/o tratamiento  más oportunos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s